Esta casa, al igual que la de Las Piedras y la casa de Las Cañas, está equipada con todo lo necesario para hacer de la estadía de los huéspedes algo cómodo y placentero. Cuenta con dos puertas de acceso: una con vista hacia el interior del complejo, y otra con vistas hacia el dique, para brindar la mejor vista y experiencia a quien elija hospedarse en ella.